Educación y manejo de cachorros

 1ª PARTE: SOCIALIZACIÓN

Socialización: es el proceso durante el cual el cachorro establece relación con animales de su propia especie y de otras especies entre las que estamos incluidos los humanos. El periodo más receptivo es el comprendido entre las semanas 3 y 12 de vida. Para hacer del cachorro un perro sociable basta cumplir una serie de recomendaciones:

1. Mantener al cachorro con su madre y hermanos durante sus primeras 6-8 semanas de vida para que así aprendan a jugar y relacionarse con otros perros, pero al mismo tiempo las personas que convivan con la camada deben acariciarlos con frecuencia.

2. Sobre las 8 semanas de edad, los cachorros deben ser situados en su nueva casa para que se vayan habituando a las personas u otros animales con los que van a convivir.

3. Exponer al cachorro al mayor número posible de personas diferentes( edad, color..), animales, lugares (parques, otras casas, oficinas, coches, clínicas veterinarias….) y estímulos ( truenos, disparos, tráfico..). Esta exposición debe ser gradual, para no abrumar al cachorro.

4. Las casas sin niños (especialmente futuros padres o abuelos) deben socializar al cachorro con ellos, a fin de reducir la posibilidad de problemas cuando los niños lleguen a ser parte de la familia.

5. Continuar la socialización después de las 14 semanas de edad.

2ª PARTE: RELACIONES SOCIALES

Los perros son animales de manada y como tales establecen relaciones sociales con los individuos con los cuales convive, considerando a los miembros de la familia humana como individuos de su manada. Si el cachorro no admite la hegemonía y disciplina de la familia, puede intentar escalar en la jerarquía social hacia la posición dominante. Esta es una posición inadecuada ya que hará que un cachorro gracioso y simpático se convierta en un perro adulto desobediente, rebelde e incluso agresivo. Para evitar que esto suceda se debe estimular precozmente la obediencia y sumisión del cachorro mediante una serie de reglas fáciles de realizar:

1. Crear rutinas en el cachorro : paseos, comidas, juegos.

2. Iniciar pronto el adiestramiento en obediencia.

3. Antes de darle al cachorro algo de valor ( alimento, caricias, paseos), tiene que responder a una orden de obediencia (siéntate, quieto).Todas las recompensas tienen que ser merecidas.

4. Premiar todas las conductas obedientes con caricias o alimento y sobre todo nunca dar premios por iniciativa del cachorro (ladridos, lloriqueo, empujones..).

5. Manipular al cachorro frecuentemente: cepillarle, limpiar oídos, dientes..

6. No jugar al tira y afloja ni a otros juegos ruidosos, siempre es mejor hacerlo con juegos en que el dueño lleve la iniciativa: tirar una pelota y que la traiga…

7. Identificar las expresiones y manifestaciones dominantes: gruñidos, mordiscos o mordisqueos… e inmediatamente ocuparse de ellas. Debe cambiarse el tono de voz (más grave) y colocarle en posturas de sumisión (boca arriba, sujeto por la piel del cuello, sentado…)

3ª Parte: ADIESTRAMIENTO BÁSICO.

Aprender las respuestas a unas órdenes de obediencia básica ayudan al propietario a establecer su liderazgo y a disfrutar de la relación con su cachorro: un perro obediente se puede llevar a casi cualquier sitio. Las principales órdenes que conviene enseñar son:

1. Acudir a la llamada: se le puede enseñar llamándole por su nombre o con una palabra como ven o aquí y cuando obedezca premiarle con alguna golosina. No soltarle en la calle hasta que obedezca perfectamente en casa y comenzar a enseñarle en lugares dónde no haya peligros cerca como coches u otros perros que distraigan su atención. Si el cachorro es muy nervioso conviene cansarle primero con un paseo o juegos y luego comenzar con el adiestramiento.

2. Sentarse: llamar al cachorro y levantar la mano con un premio por encima de su cabeza a la vez que se le dice siéntate . A medida que el cachorro levanta la cabeza hacia el alimento, pasa de un modo natural a la posición de sentado. A veces es necesario ayudarle presionándole la zona lumbar con la otra mano hasta conseguir que se siente. En el momento que lo haga se le dará el premio, espaciando cada vez más el tiempo que permanece sentado hasta que recibe el alimento.

3. A tu sitio : conviene que el cachorro tenga un lugar (cama, alfombra o manta) dónde estén sus juguetes y mordedores, y que ese sitio sea un lugar agradable dónde ir. El ir a su sitio no debe ser un castigo para el cachorro. Se le puede acostumbrar diciéndole a tu sitio y llevarle alguna golosina para que se quede tumbado.

Debe evitarse pegar al cachorro con la mano o con algo que lleve en la mano. La mano del propietario sólo debe ser asociada con el afecto, con el juego o con las recompensas.

Fonte:

http://www.veterinario-vetersalud.com/informacion–educacion-y-manejo-de-cachorros-13.html